Kasba Ait Ouzza, en Boumalne Dadès.
Roger Mimó: In English   En français   En català.

LA RUTA DE LAS MIL KASBAS

Sitio Web del Hotel Tomboctou

Etapa 2: de Skoura al valle del Dadès

La carretera nacional discurre entre Skoura y Quelat Mgouna por un terreno desértico, donde escasean los pueblos y las kasbas. El único punto intermedio en el que se concentran una quincena de ellas es Imassine, un pequeño oasis lleno de árboles frutales de todo tipo, excepto las palmeras, que no volveremos a encontrar hasta Tinghir.

Mapa del sur de Marruecos entre Skoura y Quelat Mgouna

Un poco antes de llegar a Quelat Mgouna, divisaremos al otro lado del río las ruinas de la fortaleza que dio nombre a esta población y, junto a ellas, la kasba de Ait Fadil (31º 13,871’ N - 6º 08,508’ W), muy llamativa, en perfecto estado de conservación.

El alto valle de Mgoun o "valle de las rosas"

Mapa del valle de Mgoun

Del centro de Quelat Mgouna surge un desvío asfaltado a la izquierda. Tomándolo, se descubren muy pronto los restos del ksar Mirna, en medio de los cultivos (31º 15,378’ N - 6º 07,930’ W), y un poco más allá la impresionante kasba de Mirna o Tighremt n'Oufella n'Mirna sobre un peñasco (31º 15,549’ N - 6º 82,626’ W).

Ksar Mirna en Quelat Mgouna, sur de Marruecos.
Ksar Mirna
Kasba de Mirna en Quelat Mgouna, sur de Marruecos.
Kasba de Mirna

A continuación, esta carretera secundaria remonta el valle de Mgoun, también conocido como "valle de las Rosas", pasando por numerosos pueblos, como Azrou y Tourbist. De Azrou, una pista a la izquierda permite acceder a Tazrout, donde se levantan dos casbas de gran altura.

Kasba en Bou Taghrar, sur de Marruecos.

En Bou Taghrar se yergue, entre otras, la kasba de Ait Oumergden (31º 23,457’ N - 6º 07,937’ W), impresionante por sus proporciones y riquísima en decoración. Puede visitarse por dentro (10 DH).

Más allá, una pista que surge a la derecha, no aconsejable a los vehículos de turismo, se dirige a Imi n'Ouaka, que cuenta con un elevado número de casbas en un paisaje maravilloso.

Imi n'Ouaka, valle de Mgoun, Marruecos.
Imi n'Ouaka

En Alemdoun, otro desvío a la derecha conduce a Amajgag y de allí una pista de montaña contina por Imeskar y un puerto de tres mil metros hasta el alto valle de Mgoun.

Poco después, una última pista a la izquierda nos permite entrar en Rbat, donde admiraremos la kasba antigua de la familia Oumergdal, abierta a la visita (31º 24,868’ N - 6º 12,693’ W). En cuanto a la carretera asfaltada, acaba en Ait Toumert, después de pasar junto a la casba de Ait Lala, en Ait Khalifa.

Entre Quelat Mgouna y Boumaln Dadès, la carretera discurre siempre junto al valle, donde se concentran los cultivos, la población y las kasbas.
La primera que cabe mencionar es la de El Goumt (31º 17,444' N - 6º 02,578' W), un conjunto de dos edificios que habían pertenecido a El Glaui, pasando luego a manos del Estado. Lamentablemente, se mantienen cerrados al público y se van degradando poco a poco sin que las autoridades competentes hagan el menor esfuerzo por evitarlo, pese a los informes de que disponen desde 1975 acerca de sus posibilidades de explotación turística.

Mapa del sur de Marruecos entre Quelat Mgouna y Boumalne Dadès.

Un poco más allá de Souk Khemis (el zoco de los jueves), surge a la derecha la kasba de Ait Kassi (31º 18,695’ N - 6º 01,460’ W), anunciada como "Maison d'Hôtes y Museo de arte beréber".
Construida en varias etapas entre 1920 y 1950, merece la pena visitarla por su buen estado de conservación y por los objetos tradicionales que contiene, entre ellos una interesante colección de joyas beréberes.
Esta feliz iniciativa de sus propietarios contrasta con el desinterés del Estado por su vecina de El Goumt. Entrada: la voluntad.

Kasba Ait Kassi en el valle del Dadès, sur de Marruecos. Museo de la kasba Ait Kassi, valle del Dadès, Marruecos

Más lejos, en Agafai, descubriremos la hermosa kasba de El Haj Moha Ou Abdessalam (31º 20,240 N - 6º 00,495’W). Data de principios del siglo XX y llama la atención por su galería exterior con arcadas, así como por su abundante decoración de los muros y las torres. Hoy está lamentablemente abandonada, pero todavía no ha empezado a caerse.

En Ait Bou Allal aparece, por el contrario, la casba de El Haj Moha ou Brahim (31º 21,984’ N - 5º 59,793’ W), aún habitada y bien conservada, aunque mucho menos pintoresca que la precedente. Otras casbas que jalonan esta etapa quedan un poco apartadas de la carretera, no teniendo ninguna de ellas un especial interés.

Kasba de Ait Ouzza en Boumalne Dadès, sur de Marruecos.

Al llegar a Boumalne, encontraremos las ruinas del antiguo ksar Aït Idir y, un poco más lejos, la kasba de Ait Ouzza, que es una de las más altas de toda la región, con 18 metros.

Se halla todavía en buen estado porque sigue habitada y, en principio, nos limitaremos a admirar su imagen exterior.


El alto valle del Dadès

Mapa del valle del Dadès en el sur de Marruecos.

Del centro de Boumalne surge una pista practicable con cualquier vehículo, que remonta el valle del Dadès por la margen izquierda del río, hasta Slilo. Allí se yergue la kasba del caíd Mimoun (31º 23,356' N - 5º 59,144' W), que tiene cinco plantas y está en venta (ver el apartado comprarse una casba).
Al resto de las poblaciones del valle se llega por una carretera bien asfaltada que asciende hasta Msemrir por un hermoso paisaje de alta montaña jalonado de cañones, gargantas y curiosas formaciones de conglomerado.

Kasba de Mohadach en Ait Moutad, Dadès, Marruecos.

La primera kasba de este recorrido se sitúa frente a la aldea llamada Ighrem Melloul, en Ait Moutad (31º 24,804' N - 6º 00,153' W), y fue levantada en 1939 por Mohadach Ou El Haj, que era en ese momento el representante de El Glaoui en la zona. Es la única de todo el sur de Marruecos que tiene cinco torreones en lugar de los cuatro habituales y ello se debe probablemente a la necesidad de adaptarse al terreno, puesto que fue construida justo al borde de un barranco. Está abierta a la visita turística mediante el pago de una entrada y su interior sorprende por la influencia urbana, con un gran patio central y arcadas cubiertas de yeso esculpido. Desde la azotea se obtiene una vista fantástica sobre el valle.

En Ait Larbi se concentran tres kasbas de finales del siglo XIX, muy ricas en ornamentación. Su entorno paisajístico acrecienta todavía más su valor artístico, ofreciendo uno de los cuadros más espectaculares de toda la región. La de Aït Khoya Ali (31º 27,445’ N - 6º 58,299’ W) está abierta a la visita mediante una propina.

Kasbas en Ait Larbi, valle del Dadès, sur de Marruecos.

La siguiente kasba la encontramos en Ait Idir, siendo bastante sencilla. Luego nos adentramos en las gargantas del Dadès y, cuando el valle vuelve a ensancharse, aparece la kasba de Imdiazen, decorada con primor y bastante bien conservada. Sólo puede verse por fuera, ya que sus dueños no habitan en ella ni en las cercanías.

Niñas beréberes del Gran Atlas marroquí

Hay también una kasba en Ait Amer y dos bastante pequeñas en Tighadouine, un hermoso pueblo que trepa por la ladera de la montaña. A partir de este punto el interés arquitectónico del valle disminuye mucho, hasta llegar a Msemrir. En esta población se conservan restos del Ighrem Akedim y también hay una kasba de la que hablaremos en el apartado comprar.


Contacto con el autor:

E-mail de Roger Mimó.

© Roger Mimó

Etapa 1. Lista de las etapas. Etapa 3.

Biografía de Roger Mimó ¿Qué es una kasba? Alojarse en una kasba. Comprarse una kasba. Libros de Roger Mimó.
Circuitos. Montañas de Marruecos. Inventario de las kasbas Tinghir y el valle del Todra El viaje de Alí Bey.